Recientemente la Asociación ha sido informada de una serie de incidentes en los que se ha encontrado polvo blanco en cargamentos de productos alimenticios transportados en contenedores refrigerados.

P.E.B. Commodities, Inc. ha enviado la siguiente información:

CITA

Se ha informado sobre depósitos de polvo blanco (óxido de aluminio/hidróxido) encontrados en cargamentos de productos alimenticios transportados en contenedores frigoríficos. El polvo blanco ha provocado algunos rechazos por parte de los clientes, se ha producido una pérdida de ingresos en el transporte y el gobierno ha ordenado la destrucción de los mismos. Aunque ninguna solución a corto plazo resolverá completamente los problemas relacionados con la corrosión hay una serie de medidas que se pueden adoptar que ayudarán a mitigar la recurrencia de la corrosión inducida por el polvo blanco.

Por lo tanto, se sugieren las siguientes medidas para ayudar a prevenir los depósitos de polvo blanco inducidos por los depósitos de polvo blanco en los cargamentos de productos alimenticios transportados en contenedores frigoríficos:

1. Establecer, publicar e implementar las directrices y políticas operacionales que:

a. Exigen a todas las partes a lavar (limpiar) el interior de los contenedores refrigerados con agua fresca caliente, sin agentes de limpieza corrosivos que puedan dañar los contenedores refrigerados o el medio ambiente. Los métodos de limpieza tienen sus propias ventajas y desventajas que deben ser consideradas a la luz de las circunstancias de cada caso. Con respecto a la corrosión, se sugiere una solución de lavado con PH neutro. Un método para limpiar las superficies interiores de un contenedor refrigerado sería con un sistema amplio de pulverización a presión de agua dulce de 2.000 a 2.500 psi (limpieza con vapor) sin una solución de limpieza corrosiva. Se debe tener cuidado de no dañar las aletas del serpentín del evaporador, conexiones eléctricas y cinta térmica con el flujo de agua a presión. Durante el lavado, y después de lavar el contenedor, se debe aparcar el mismo de modo que la puerta trasera (extremo de la puerta) se incline hacia abajo para que el contenedor se vacíe completamente. El interior del contenedor debe estar seco antes de que se cierren las puertas traseras.

La humedad, cuando se mezcla con algunos fumigantes, facilita la oxidación de las aleaciones de aluminio. Los cuatro desagües del suelo (dos a proa y dos a popa) siempre deben limpiarse a fondo de todos los residuos antes de y después de lavar el contenedor. Consulten las políticas de empresas y directrices del fabricante del equipo para las metodologías de limpieza y los intervalos de limpieza. La política de la empresa debe especificar los procedimientos para el mantenimiento de la limpieza y requisitos de capacitación para el personal y/o agentes responsables de una limpieza adecuada de los contenedores refrigerados.

b. Aclarar el interior de los contenedores con un sistema amplio de pulverización a presión de agua dulce de 2.000 a 2.500 psi después de se hayan transportado cargas de dióxido de azufre (“SO2”).

c. Suspender la desinsectación de insectos en el contenedor con fumigantes como el bromuro de metilo.

d. Exigir a los proveedores y cargadores que eliminen la práctica de añadir exógenamente gas SO2 en el interior del espacio de carga de contenedores refrigerados en el momento de proceder a la carga de uva de mesa y otras mercancías. El dióxido de azufre es un intermediario en la producción de ácido sulfúrico corrosivo. El ácido sulfúrico es un ácido altamente corrosivo.

e. Considerar no transportar mercancías como el lichi y el longán si el cargador insiste en emplear cantidades excesivas de dióxido de azufre.

f. Limpiar los estatores y otras partes corroídas con un agente limpiador completamente biodegradable y ambientalmente seguro. En el boletín de TECHLINE de Diciembre 2010, el cargador recomienda Tri-Pow’r® HD para ayudar en la eliminación de los productos químicos corrosivos de fumigación y desplazamiento de los elementos corrosivos.

g. Animar a los transportistas a especificar, en el momento de la reserva, que se abra la bolsa de aire fresco a 25 centímetros cúbicos (15 pies cúbicos por minuto) para los cargamentos de uva utilizando liberación lenta y rápida en el paquete de generadores de SO2 para eliminar el crecimiento del moho Botrytis. Cabe señalar que algunos exportadores especifican un intercambio cerrado de aire fresco para la uva de mesa en el momento de efectuar la reserva.

2. En el momento de identificar un contenedor para el movimiento de cargas de alto riesgo/cargamentos cuando los resultados de las inspecciones pueden derivar en el rechazo y posible destrucción por mandato de la carga, apague la unidad de refrigeración y desconecte la unidad de la fuente de energía eléctrica. Después de que se haya apagado la unidad, retire las placas de la cubierta del ventilador exterior del evaporador para determinar si se localizan graves problemas de corrosión en los componentes de aleación de aluminio/metal, por ejemplo estatores, ventiladores y similares. En caso de que exista un problema de corrosión en cualquier lugar el mismo debe ser o bien corregido, o implementar y enviar un contenedor refrigerado diferente que no tenga graves problemas de corrosión.

3. Minimizar el ataque de la corrosión de las unidades existentes en estatores de aleación de aluminio mediante el uso de cajas de repuesto fabricadas a partir de materiales que presenten una mejor resistencia a la corrosión o, como alternativa, tratar las cajas de estatores existentes con recubrimientos resistentes a la corrosión tales como pinturas epoxi para aplicaciones marítimas.

4. Llevar a cabo pruebas e inspecciones de las unidades de refrigeración y cajas de los contenedores para asegurarse que se han tomado las precauciones adecuadas para evitar la corrosión galvánica cuando distintos metales entran en contacto.

5. Actualizar e implementar, según sea necesario, las nuevas directrices de la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (US Food and Drug Administration – FDA), por ejemplo instrucciones de limpieza específicas para el interior de contenedores refrigerados para “cargadores” y procesos en los que se involucre la Ley de Transporte Sanitario de Alimentos y la Ley de Modernización de Seguridad Alimentaria (Sanitary Food

Transportation Act / Food Safety Modernization Act). Las nuevas reglas abordan, en parte, los riesgos para la salud humana o animal asociada con el transporte de alimentos. Por lo que respecta a la higienización del contenedor refrigerado y la seguridad alimentaria, la cuestión principal es “qué tan limpio es limpio” en relación al contenedor refrigerado y la unidad de refrigeración. ¿Están los contenedores refrigerados física y clínicamente limpios y/o microbiológicamente limpios?

6. Para futuras adquisiciones de contenedores refrigerados se recomienda se publiquen las especificaciones de diseño y rendimiento del contenedor refrigerado, teniendo en cuenta que la realidad es que el interior de las unidades y contenedores refrigerados probablemente estarán sometidas durante el curso normal de la vida de un contenedor refrigerado a humedad y agentes corrosivos como soluciones de limpieza, fumigantes como bromuro de metilo y SO2 (es decir, generadores SO2 embalados, aplicaciones exógenas de SO2) y compuestos de azufre emitidos por los buques y gases acumulados de camiones cuando está abierto el intercambio de aire fresco). Los diseños de los contendores refrigerados podrían incluir protecciones para prevenir o suprimir la corrosión, como por ejemplo recubrimientos, aleaciones de aluminio resistentes a la corrosión y similares.

FIN DE LA CITA

Fuente de información

Bonnie Brecht

P.E.B.Commodities, Inc.