En Diciembre 2014 Signum Services difundió información referente a prevención de daños en relación a fraudes en “facturas” (boletín 1014 de fecha 24.12.16). Este tipo de delitos continúan ocasionando problemas y merece la pena recordar a los Miembros que sean especialmente cautelosos. Se recomienda a los Miembros se aseguren de informar sobre estos temas a sus departamentos contables.

Algunas veces se denominan “Orden de Fraude” o “Fraude de Desvío de Pago (“Mandate Fraud” / “Payment Diversion Fraud”) – el método utilizado es generalmente el mismo.

Normalmente los criminales piratean el tráfico de correos electrónicos, generalmente cuando se ha solicitado un pago recientemente. Poco tiempo después de que el correo electrónico es entregado, el estafador enviará un mensaje de seguimiento pretendiendo ser el verdadero remitente. El estafador habrá elaborado una copia exacta del formato del correo electrónico de la víctima y habrá modificado ligeramente el encabezamiento del mismo, a menudo cambiando únicamente una letra.

En el nuevo correo electrónico se advertirá que existe algún problema con la cuenta donde se había solicitado el pago originalmente y se requerirá que el pago se efectúe a una cuenta subsidiaria. Ésta será una que el estafador haya abierto previamente. En algunos casos el estafador puede incluso utilizar un software de Photoshop para modificar los datos bancarios en las facturas que se pueden adjuntar a los correos electrónicos.

El pago será realizado y a menudo la transacción tardará unos días en salir a la luz. Desafortunadamente, para cuando esto suceda, los fondos habrán sido transferidos desde la cuenta del estafador a través de varios otros bancos y se habrán perdido para siempre.

Las víctimas a menudo se preguntan cómo, en la época moderna de operaciones bancarias garantizadas, puede ser posible que un criminal abra una cuenta bancaria en otro país y se puedan hacer ingresos en la misma.

Los estafadores pueden abrir cuentas de varias maneras y existe mucha información en la “web oscura” asesorando a los criminales como proceder. En ocasiones bandas criminales organizadas contratan a empleados corruptos para abrir cuentas con identificaciones falsas. Incluso los empleados más honestos de un banco pueden no ser capaces de llevar a cabo controles de identificación desde el extranjero, ya que simplemente no saben qué buscar. Por ejemplo, es probable que un empleado británico pueda identificar un pasaporte británico falsificado, pero puede tener problemas con uno rumano.

Este tipo de delitos son más fáciles de cometer simplemente porque en realidad no es necesario que los estafadores tengan que llevar a cabo el proceso de abrir una cuenta. Es relativamente sencillo obtener o emitir una factura por servicios, etc., o interceptar una en el correo postal. Una vez que el criminal ha robado suficiente información sobre la identidad y datos financieros de una persona está preparado para hacerse cargo de su cuenta o suplantarla. El estafador obtendrá acceso a su cuenta después de pasar por la seguridad en línea, en una sucursal bancaria o un servicio de atención de llamadas, o mediante la colaboración de alguna persona dentro de la organización donde se mantenga la cuenta.

Las transacciones de tipo IBAN son automáticas. Debido al gran volumen de pagos recibidos cada día los bancos no llevan a cabo ninguna revisión para asegurarse que el nombre del beneficiario indicado por el remitente coincide con el nombre del beneficiario de la cuenta antes de abonar el importe. Mientras que el remitente haya proporcionado el código de identificación correcto y el número de cuenta los fondos se abonarán automáticamente en la cuenta del beneficiario, a menos que la cuenta del beneficiario esté cerrada. Si la cuenta del beneficiario está cerrada los fondos son devueltos al remitente.

Estos estafadores operan internacionalmente a través de múltiples jurisdicciones policiales, lo que hace muy difícil que los organismos de seguridad nacionales puedan combatir dichos crímenes y virtualmente imposible que se puedan recuperar los fondos de cualquier incidente.

Teniendo esto en cuenta, recomendamos a los miembros que estén muy alertas y eviten el cumplimiento. Recomendamos que, en todos los casos en los que se reciba una solicitud de pago inusual, la misma se revise dos veces por los empleados para comprobar la veracidad de la solicitud. Lo mejor sería hablar en persona con el remitente original, siempre que esté seguro que no está hablando con el estafador..!!.

Para cualquier información adicional por favor contacte con Signum Services.

También puede ser de interés para nuestros Miembros el siguiente artículo, recientemente publicado por el TT Club:

http://www.ttclub.com/loss-prevention/tt-talk/article/tt-talk-mandate-fraud-133885/

Fuente de información

David J. Thompson

Signum Services

Thomas Miller P&I (Europe) Ltd. Department

Tel.: +44 20 7283 5616